¿Hay algún río que desemboque en dos océanos? El Chagres


Humanizado río, este río de los cocodrilos, que en Panamá se llama Chagres. Los seres humanos lo pretendieron dominar desde que se conoció su trazado entre el Atlántico en el que desemboca naturalmente y el recién descubierto Pacífico, tan cercano.
Primero se utilizó para facilitar el tránsito fluvial y terrestre de personas y mercancías entre ambos océanos que pusiera en contacto con España las recién conquistadas tierras de Perú y Bolivia.
Más tarde, se eligió como vía de comunicación entre mares y como alimentador principal de los caudales del  Canal de Panamá embalsando sus aguas en el lago Gatún, fuente principal de alimentación del canal.
Y hoy, además,  garantiza el suministro de agua potable a las ciudades más pobladas del país: Panamá, Colón y La Chorrera
Sin el río Chagres y su prolongación, el Corte Culebra, no hubiera sido posible la construcción del Canal panameño: agua  y paso franco eliminando la divisoria de cuencas. La protección de su cuenca, al crearse el  Parque Nacional de Chagres, ha permitido preservar en cantidad y calidad toda el agua potable que se suministra a millones de personas y el 40% del agua que exige el normal funcionamiento Canal.
Su privilegio universal es el de ser  el único río del mundo que desemboca en dos océanos.

Desde el siglo XVI, está en el punto de mira de los humanos, pues de entonces es la idea de construir un canal a través del Istmo de Panamá para unir los océanos, condensada en un decreto del año 1.534 por el rey Carlos I ordenaba al gobernador de Panamá el trazado sobre plano de una ruta hacia el Pacífico siguiendo su curso. Imposible técnicamente se vio entonces su humanización, declarando el rey que “el hombre no debe separar lo que Dios ha unido”.

Y así, con el añadido terrestre para cruzar la divisoria del Camino de Cruces, el rio Chagres se mantuvo como ruta interoceánica, especialmente durante la fiebre de oro en California, hasta la construcción del ferrocarril en 1855.

Saludémosle hoy en su desembocadura al lago Gatún, donde su ubica (ya por poco tiempo), el mítico viaducto de un solo carril y paso alternativo que desde 1.914 permite cruzarlo con esperas en el semáforo y dificultades para los vehículos. Y vayamos despidiendo del puente, que uno nuevo se construye ya aguas arriba. Vehículos  y barcos seguirán cruzando el cauce de este humanísimo río, sellando la unión interoceánica.

Lorenzo Correa

¡ Síguenos en las redes sociales !

twitter          fb

¿Te interesa la gestión del agua desde la perspectiva del coaching?

Ponte en contacto con nosotros para más información sobre la participación de Lorenzo Correa en charlas, conferencias, formaciones o debates a nivel internacional

Recibe un email semanal con nuestras publicaciones

Te das de baja cuando quieras.


Deja un comentario